Sólo el 48% en América Latina prefiere la democracia que otro sistema